Què és Poetes Actualidat Publicacions Hemeroteca Il·lustradors Contacta català español Què és Poetes Actualidat Publicacions Hemeroteca Il·lustradors Contacta
 



Por la senda de Confucio, según la Sra. Cheng

(Lo que antes se habría llamado
inventario de cosas, hecho de oídas)

Ciegamente voy y empiezo
otro poema menos fiero,
por negar quizá mi corto vuelo
y medito. Paseo
y me detengo
en un banco a la sombra
con un panorama extenso.

Este yo mío bobo,
opaco a los misterios,
ha subido hace poco, cierto,
por ese camino,
entre los tilos frescos
del diccionario.

Ese otro yo escondido, en cambio,
sí percibe el rumor del campo,
pero no distingue tampoco
“las voces de los ecos”,
tan urgido de sí mismo como vive
y distraído hacia dentro:
la negrura del pozo
o el fino oreo del viento,
todo le sabe a poco.

Escucho
en estas horas primeras de la tarde.
Día bochornoso de julio y destemplado
bajo un cielo cubierto
y un pequeño sol a ratos.
Parque antiguo en pendiente.
Avenida de los fresnos
y allá al fondo
cien mil hormigas lentas circulando.

A la obra, oídos.
Pues, escucho:
Uno. El murmullo urbano
descompuesto en ríos de motores,
truenos de taladros y carruajes,
gritos de albañil, bocinas,
tubos de escape tecleados,
alarmas y aún esa campana en ocasiones,
viejo monóculo estrábico.

Dos. Siguiendo
un orden inverso
está el viento,
con sus dos acepciones:
la irisación del vello de mis brazos descubiertos,
la caricia del escalofrío que presiento,
y el largo rasgueo en su instrumento,
barroco árbol sonoro,
vaivén de ramas, temblor de hojas,
¿caída o vuelo?,

precipitación al suelo,
con arrastre leve de algún polvo,
orden natural de todo,
que vive mejor desapercibiéndose.

Tres. Antes de venir
al animal humano, cabe que cite todavía
el cruce esporádico de las jergas,
el visto y no visto de las aves, su aleteo,
el mudo roce de las plumas,
entrechocar de picos en la copa,
o éstos otros que llegan a saltos y a graznidos,
diapasón de patas de paloma,
o más plena voz del pájaro más alto,
chasquido peor del otro,
y el mundo mullido de los gatos,
mórbida crepitación felina
de hojas secas, gran maullido del mundo
orquestado con sordina.

Cuatro. Ya en la proximidad más inmediata,
dos formas de cerrazón y olvido:
el latido, el pálpito, el bombeo,
la presencia del pulso,
la fuerza oscura
que sedimenta un poso en la garganta;
y luego, el soplo, el ahogo, el suspiro,
el dentro fuera, la transmutación de átomos,
la respiración que me respira,
o sea, el fuelle de la vida.

Cinco. Si cupiese que os añada todavía
algún acorde quejumbroso suelto,
un crujido, que se escapa mayormente
de la urna digestiva
por la tuba del ombligo,
epicentro.

Y todo eso,
en sinfónico acorde,
ocurriendo al mismo tiempo.
Ahí en medio estuve yo,
podría deciros,
o la vibración rota de mis sueños
entre los sonidos puros de las cosas.
Todas las llevé ligeras conmigo
por el camino azul:
amb glops de llum blava
bevem l'infinit.

Al final,
dentro del cieno de mi silencio,
sordo planté su ley más luminosa.

 

(De La Vida Original)

© 2006 Josep Gerona. Tots els drets reservats.


Selecció de poemes:
Noche de San Juan
biogràfica, VI
Cap d'any
Por la senda de Confucio [...]

Marcel Ayats Josep Maria Ripoll Josep Gerona Quilo Martínez Esteban Martínez

© 2004-2014 Papers de Versàlia. Tots els drets reservats. www.papersdeversalia.com
versión en ESPAÑOL versió en CATALÀ Disseny gràfic: RodrigoMartinez.net